Antes del storytelling II: Personaje y conflicto

Érase una vez.. En 1928 Vladimir Propp publicaba “Las raíces históricas del cuento”, una obra síntesis de su pensamiento donde exponía la estructura común y analizaba los cuentos maravillosos rusos.

Veamos qué hay de la estructura común: Generalmente la acción se inicia por una carencia de, ya sea un deseo, algo que se ha perdido o una hecho que ha provocado un cambio de situación. Se desarrolla con la partida, el ponerse en marcha, el acceder a. A lo que sigue el duelo, conflicto con el adversario, el regreso y la persecución/ comprobación.

Me quiero detener aquí en un punto básico: el conflicto.

Un personaje viene definido por el conflicto al que se enfrenta: todo el camino que ha recorrido, todo lo que es y a lo que aspira viene definido por ello. La superación de ese conflicto no es su transformación en sí sino la que nos explica su transformación. Y no, no hay posibilidad de que no lo supere. Puede perder muchas batallas pero la lucha final, el verdadero objetivo, lo alcanza. Porque ese es el motivo real de que exista. Es la explicación del cuento.

En comunicación política pasa lo mismo. El líder se define por su lucha, por sus opuestos. Un líder carismático es por oposión al resto que no lo son. Un líder que defiende los intereses de un sector concreto, lo hace frente a otro. Uno próximo lo es en oposición al concepto de distante. La oposición no es sinónimo de radicalidad. Pero para poder definir a un líder debe poderse dibujar. Y este dibujo se traza por las oposiciones. Cuanto más enfrentado esté a su oponente (llámese crisis, IVA o cementerio nuclear) mayor será su definición ante el electorado.

Continuaremos…

Anuncios